Marcellus Emants

Marcellus Emants (Voorburg, Países Bajos, 1848-Baden, Suiza, 1923) recibió una cuantiosa herencia tras la muerte de su padre y, a los veintitrés años, abandonó sus estudios de Derecho y se dedicó a viajar y a escribir. Poeta, novelista y dramaturgo de éxito en los Países Bajos, Emants fundó una compañía de teatro donde se representaron la mayoría de sus obras. En 1894 publicó Una confesión póstuma, considerada su mejor novela y cuya única traducción al inglés es obra del Premio Nobel de Literatura J.M. Coetzee. Las novelas de Emants han sido comparadas con las de Flaubert, Turguénev y Tolstoi. En 1920 se estableció en Suiza, donde pasó los tres últimos años de su vida antes de fallecer en el Grand Hôtel de Baden.
Comparte   
 
Marcellus Emants
Willem Termeer, el narrador de Una confesión póstuma, se presenta a sí mismo como un hombre apático, desagradable e indiferente a todo cuanto le rodea. Hijo de una madre fría y vanidosa y de un padre enfermizo e irascible, uno de sus primeros recuerdos es el de su ingreso en la escuela, donde se sentía como un conejito al que han arrojado a la jaula de las fieras.