Tom Kromer

Thomas Michael Kromer (Huntington, Virginia Occidental, 1906-1969), hijo de un inmigrante checo que comenzó a trabajar en una mina a la edad de ocho años, abandonó sus estudios universitarios por falta de recursos. Trabajó primero en una fábrica de vidrio y después como profesor. A los veintitrés años, durante la Gran Depresión, viajó por todo el país en trenes de mercancías en busca de trabajo. Pidió limosna para sobrevivir, durmió en albergues cristianos e incluso fue detenido por su condición de vagabundo. Su única novela, Nada que esperar, describe sin tapujos los cinco años que pasó a la intemperie; años en los que contrajo tuberculosis y su salud se deterioró. La muerte de su mujer poco después de casarse fue un golpe del que nunca se recuperó. En 1937 dejó de escribir y en 1960 regresó a Virginia Occidental, donde permanecería hasta su muerte en 1969. Tras la publicación de Nada que esperar en 1935, Kromer solo escribió algunos relatos y reseñas publicados en revistas literarias, y una novela (Michael Kohler) que nunca terminó.
Comparte   
 
Tom Kromer
La Gran Depresión se llevó los empleos, hogares y esperanzas de cientos de miles de hombres y mujeres en la Norteamérica de los años treinta. En poco tiempo el número de vagabundos merodeando por parques y calles se multiplicó de forma alarmante, mientras en las afueras de pueblos y ciudades proliferaban campamentos de personas famélicas y desesperadas. Tom Kromer fue una de ellas.