Charles Ray Willeford III (Little Rock, Arkansas, 1919 - Miami, 1988) quedó huérfano a los ocho años tras la muerte por tuberculosis de sus padres. Con tan solo doce años escapó de la custodia de su abuela y vivió un par de años como vagabundo durante la Gran Depresión. A los dieciséis se alistó en el ejército y sirvió en Filipinas.
Chris Offutt (1958) pasó su infancia y primera juventud en Haldeman, Kentucky, una población minera de doscientos habitantes que ya no existe. Tras licenciarse en la Universidad de Morehead, recorrió los Estados Unidos a dedo y trabajó, por horas, en más de cincuenta empleos.
Clarence Cooper Jr. (Detroit, 1934 - Nueva York, 1978) escribió seis novelas en las que exploró lo más profundo de la adicción a las drogas que minaba su propia vida. Cooper comenzó a consumir heroína a finales de los cincuenta, cuando trabajaba como editor para el Chicago Messenger. Pese a que La Escena (1960) cosechó buenas críticas, el resto de su obra no gozó de una buena acogida.
Colin Barrett (1982) nació en Canadá pero pasó su infancia y adolescencia en Knockmore, un pueblo del condado de Mayo (Irlanda). Estudió escritura creativa en el University College de Dublín y ganó en 2009 el premio Penguin Irlanda.
Charles William Dambudzo Marechera (Rusape, Rodesia, 1952 - Harare, Zimbabue, 1987) fue el tercero de nueve hijos de una familia que quedó en la indigencia al morir su padre. En 1973 lo expulsaron de la Universidad de Rodesia, donde estudiaba literatura inglesa gracias a una beca, a raíz de una manifestación contra el racismo en el campus.
Dan Fante (Los Ángeles, 1944), hijo del mítico escritor y guionista italo-americano John Fante, abandonó Los Ángeles a los veinte años y se trasladó a vivir a Nueva York, donde sobrevivió trabajando como vendedor puerta a puerta, taxista, limpiador de ventanas, vendedor telefónico y un largo etcétera de empleos de todo tipo.
 1  2  3  4   >>