Jacques Yonnet (París, 1915 - 1974) es hoy uno de los escritores más injustamente olvidados de la literatura francesa del siglo veinte. Combatiente, dibujante, periodista, poeta, historiador aficionado, fue junto a Robert Doisneau, Raymond Queneau o Bob Giraud uno de los parisinos legendarios de su época.
Jean Malaquais (Varsovia, 1908- Ginebra, 1998), seudónimo de Vladimir Malacki, fue, como Conrad, Traven o Cendrars, un escritor trotamundos. Con Conrad compartió, además, la nacionalidad, y la peculiaridad de ser escritor en una lengua extranjera con la que ninguno de los dos había entrado en contacto hasta la mayoría de edad.
Jean Stafford (Covina, California, 1915 - Nueva York, 1979), hija de escritor de novelas del oeste de segunda, se trasladó con su familia a Colorado cuando tenía cinco años. En la Universidad de Colorado conoció a su futuro primer marido, el brillante e inestable poeta Robert Lowell.
Luigi Bartolini (Cupramontana, 1892 - Roma, 1963), además de pintor y uno de los mejores grabadores italianos del siglo veinte, fue un prolífico poeta y novelista. Artista original, inconformista y polémico, no tuvo reparos en criticar abiertamente el arte auspiciado por el fascismo, motivo por el cual fue detenido en 1933 y condenado a vivir confinado hasta 1938.
Ota Pavel, escritor y periodista deportivo, nació el 2 de julio de 1930 en Praga. Tercer y último hijo de un vendedor ambulante judío llamado Leo Popper, su verdadero nombre era Otto Popper. Durante la Segunda Guerra Mundial su padre y sus dos hermanos mayores fueron encarcelados en campos de concentración nazis.


Philippe Forest (París, 1962) está considerado uno de los escritores europeos más interesantes del momento. Sus novelas han sido traducidas al inglés, italiano, rumano, turco, chino, japonés y coreano. En 2004 obtuvo el Prix Décembre por su novela Sarinagara.
<<  1  2  3  4   >>