Sajalín presenta

Durante la Gran Depresión, en Corinth, Carolina del Norte, no hay mucho que el joven granjero Jack McDonald pueda hacer además de beber una cerveza tras otra. Sin un céntimo y con una amenaza de embargo, Jack no duda en aceptar el empleo que su viejo compañero de colegio Smut Milligan le ofrece en su recién inaugurado salón de carretera, un lugar donde se sirve alcohol de fabricación casera, se juegan partidas clandestinas de cartas y se alquilan cabañas por horas. El continuo desfile de paisanos por el salón proporciona a Milligan buenos rendimientos, a menudo en forma de dinero, otras veces en forma de averiguaciones que, llegada la hora de liquidar deudas para seguir con el negocio, podrían resultar de vital importancia. Cuando el astuto y codicioso Smut ponga en práctica su brutal plan, a Jack le resultará difícil mantenerse al margen.
Publicada por primera vez en 1940 e inédita en castellano, Mal dadas podría ubicarse entre la cruda narrativa de James M. Cain y los primeros relatos de Ernest Hemingway. Una novela que, por su realismo sin concesiones y su lenguaje directo, resultó avanzada para el gusto de los lectores de su época, e impresionó a ilustres compatriotas como Raymond Chandler, Flannery O’Connor o George V. Higgins.


«La historia sórdida y depravada, pero perfectamente creíble, de un pueblo de Carolina del Norte.»
Raymond Chandler


«James Ross fue un escritor de su tiempo, por desgracia para él, y también para nosotros hasta que esta novela se ha recuperado del abandono en el que ha estado sumida durante casi treinta y cinco años.» George V. Higgins

«Mal dadas ofrece un persuasivo retrato de la América profunda; una joya literaria que camina de nuevo hacia la luz.» Daniel Woodrell (autor de Los huesos del invierno)




Comparte